lunes, 1 de febrero de 2010

Con el tiempo y cerrando círculos

Con el tiempo...

...aprendes que estar con alguien porque te ofrece un buen futuro significa que tarde o temprano querrás volver a tu pasado...



Con el tiempo...

...te das cuenta que casarse sólo porque “te estas quedando” es una clara advertencia de que tu matrimonio será en fracaso...



Con el tiempo...

...comprendes que sólo quien es capaz de amarte con tus defectos, sin pretender cambiarte, puede brindarte toda la felicidad que deseas...



Con el tiempo...

...te das cuenta de que si estas al lado de esa persona solo por acompañar tu soledad, irremediablemente acabarás deseando no volver a verla...



Con el tiempo...

...te das cuenta de que cada experiencia vivida con cada persona, es irrepetible...



Con el tiempo...

...te das cuenta de que el que humilla o desprecia a un ser humano, tarde o temprano sufrirá las mismas humillaciones o desprecios multiplicados...



Con el tiempo...

...te das cuenta de que en realidad lo mejor no era el futuro, sino el momento que estabas viviendo justo en ese instante...



Nunca me gustaron los libros de “superación personal” ni aquellos que hablen de cursilerías de tipo motivacionales. Pero hoy, leyendo viejas presentaciones de power point en una computadora ‘laktok’ (como dice mi mamá) prestada (la mía se descompuso gracias al frente frío número 23 acompañado de fuertes vientos y fallas en la corriente eléctrica) descubrí varios “pensamientos” que si bien no encajan por completo en mi vida, si me pusieron a pensar un poco.



Paulo Coelho dice que siempre es preciso saber cuándo se acaba una etapa de la vida. Sí insistes en permanecer en ella más allá del tiempo necesario, pierdes la alegría y el sentido del resto. Cerrando círculos, o cerrando puertas, o cerrando capítulos, como quieras llamarlo. Lo importante es poder cerrarlos, y dejar ir momentos de la vida que se van clausurando.



Entonces pensé: ¿Cuántos capítulos de mi vida he terminado? ¿De verdad he cerrado esos círculos o sigo caminando en línea recta?



Porque, digo: ¿Terminó tu trabajo? ¿Se acabó tu relación? ¿Ya no vives más en esa casa? ¿Debes irte de viaje? ¿La relación se acabó?



¡TANTAS PREGUNTAS! ¡TANTAS POSIBLES RESPUESTAS!



Puedes pasarte mucho tiempo de tu presente "revolcándote" en los porqués, en devolver el cassette y tratar de entender por qué sucedió tal o cual hecho.



El desgaste va a ser infinito, porque en la vida, tú, yo, tu amigo, tus hijos, tus hermanos, todos y todas estamos encaminados hacia ir cerrando capítulos, ir dando vuelta a la hoja, a terminar con etapas, o con momentos de la vida y seguir adelante.



No podemos estar en el presente añorando el pasado. Ni siquiera preguntándonos porqué. Lo que sucedió, sucedió, y hay que soltarlo, hay que desprenderse. No podemos ser niños eternos, ni adolescentes tardíos, ni empleados de empresas inexistentes, ni tener vínculos con quien no quiere estar vinculado a nosotros.



¡Los hechos pasan y hay que dejarlos ir!



En la presentación que leí, dice literalmente: “Por eso, a veces es tan importante destruir recuerdos, regalar presentes, cambiar de casa, romper papeles, tirar documentos, y vender o regalar libros.”



Así que supongo que ahí queda respondida mi pregunta de la entrada anterior. No he podido terminar de “limpiar” porque sigo añorando el pasado, sigo sin cerrar el circulo… sigo sin escribir la carta que me permita expulsar a mis demonios pasados y que me deje conocer demonios nuevos… tal vez mas malvados, tal vez menos… pero algo nuevo.. Algo diferente.



Estoy algo cansada, estoy agotada física, metal, moral y psicológicamente de lo mismo. Siempre digo YA BASTA, ya me canse, pero nunca hago nada, solo lo hablo… y de hacer a pensar existe la gran diferencia de un verbo de acción. Verbo que aún no consigo conjugar.



Cuando la gente que me rodea da por terminado algo o quiere cambiar o simplemente cierra un círculo, lo exteriorizan de alguna manera: mi mamá cambia los muebles de lugar, varias de mis amigas se cambian el look, ya sea algo simple como un nuevo color de cabello o hasta un corte drástico. Otros son mas discretos y solo compran ropa diferente a la habitual o escuchan música que comúnmente no escuchan.



Los cambios externos pueden simbolizar procesos interiores de superación. Dejar ir, soltar, desprenderse. En la vida nadie juega con las cartas marcadas, y hay que aprender a perder y a ganar. Hay que dejar ir, hay que dar vuelta a la hoja, hay que vivir sólo lo que tenemos en el presente, reza la presentación.



El pasado ya pasó. No esperes que te lo devuelvan, no esperes que te reconozcan, no esperes que alguna vez se den cuenta de quién eres tú. Suelta el resentimiento. El prender "tu televisor personal" para darle y darle al asunto, lo único que consigue es dañarte mentalmente, envenenarte, y amargarte.



La vida está para adelante, nunca para atrás. Si andas por la vida dejando "puertas abiertas", por si acaso, nunca podrás desprenderte ni vivir lo de hoy con satisfacción. ¿Noviazgos o amistades que no clausuran?, ¿Posibilidades de regresar? (¿a qué?), ¿Necesidad de aclaraciones?, ¿Palabras que no se dijeron?, ¿Silencios que lo invadieron?



Si puedes enfrentarlos ya y ahora, hazlo, si no, déjalos ir, cierra capítulos. Dite a ti mismo que no, que no vuelven. Pero no por orgullo ni soberbia, sino, porque tú ya no encajas allí en ese lugar, en ese corazón, en esa habitación, en esa casa, en esa oficina, en ese oficio.



¿Coincidencia que me encuentre estas palabras después de mi última actualización? Pues yo creo que no. Yo no creo en las casualidades, solo en lo inevitable. Para mi estas “coincidencias” son señales. Son CAUSALIDADES. Me rijo por señales, cada vez que estoy en una encrucijada o no se que hacer, simplemente cierro los ojos y espero por la señal. Suena a locura, lo se, pero ¿Lo has intentado?



No te dirijas a nadie en específico. Yo no creo en la religión, pero si creo que es muy egoísta el creer que somos todopoderosos; yo creo en la naturaleza, en lo que veo y siento, creo en los espíritus de la tierra, en el destino, en la suerte, en las hadas, los Ángeles, el poder de la mente, ¡QUE SE YO! Creo en algo que es superior a mí. Aunque no le ponga nombre. Soy agnóstica hasta cierto punto, pero soy espiritista, esoterista y tengo algo de crédula, escéptica, inocente, y ¡hasta de bruja! (si soy rara, lo sé).



Pero retomando el tema, la presentación seguía con una diapositiva con un fondo paisajista y decía: Tú ya no eres el mismo que fuiste hace dos días, hace tres meses, hace un año. Por lo tanto, no hay nada a qué volver. Cierra la puerta, da vuelta a la hoja, cierra el círculo. Ni tú serás el mismo, ni el entorno al que regresas será igual, porque en la vida nada se queda quieto, nada es estático. Es salud mental, amor por ti mismo, desprender lo que ya no está en tu vida.



Recuerda que nada ni nadie es indispensable. Ni una persona, ni un lugar, ni un trabajo. Nada es vital para vivir porque cuando tú viniste a este mundo, llegaste sin ese adhesivo. Por lo tanto, es costumbre vivir pegado a él, y es un trabajo personal aprender a vivir sin él, sin el adhesivo humano o físico que hoy te duele dejar ir.



Es un proceso de aprender a desprenderse y, humanamente se puede lograr, porque te repito: nada ni nadie nos es indispensable. Sólo es costumbre, apego, necesidad. (Excepto cuando tienes vicios tan arraigados como yo con los libros y el café, puedo sobrevivir sin cigarros, pero sin las letras y la cafeína me muero o al menos quedo en un estado de tipo zombie). Pero cierra, clausura, limpia, tira, oxigena, despréndete, sacúdete, suéltate.



Hay muchas palabras para significar salud mental y cualquiera que sea la que escojas, te ayudará definitivamente a seguir para adelante con tranquilidad.



¡Esa es la vida!



Debo admitirlo, sabias palabras las de Paulo Coelho. Pero aún así, no me gustan sus libros. Aceptaré la señal que pedí; estas palabras no las pasaré por alto y las tomaré en cuenta con la seriedad que merecen.

Cierra los ojos y pide una señal, veras como el destino te la manda.

Nos estamos viendo.

Besitos, Liz ;)





7 comentarios:

  1. LIZ, te he dicho q me encantas? Me ha encantado lo que has escrito. Tengo que reconcer que yo no he cerrado ningún circulo, supongo que es por eso que estoy como estoy (aunque veo las cosas de froma distinta de como lo veía hace un mes)

    mmmuuuuuuaaaaa ;)

    ResponderEliminar
  2. Pues no todo lo que escribi viene de mi cabeza, en parte es del autor antes citado, pero me halaga sobremanera que te guste lo que escribo. Ademas, supongo que ha muchas personas nos cuesta cerrar los circulos mas que a otras... es mas yo ni cuenta me habia dado de que tenia circulos incompletos :S

    ResponderEliminar
  3. Amiga de verdad no sabes cuanto... cuanto necesitaba estas palabras y como llegaron justo en el momento adecuado... te lo juro!!!! por eso te quiro, porque me cae que s eres medio bruja jajajajaa parecio tu mail en el momento en el ke sentia ke no podia mas.... TE KIERO

    ResponderEliminar
  4. simplemente me encantó, hice una carta para alguien y no se la he podido dar, y ahora me doy cuenta que sino se la entrego, no podré seguir avanzando ni cerrar es círculo.
    Escribes divino!!!!

    ResponderEliminar
  5. Muchas gracias. Pero como dije antes, más de la mitad de lo que escribi es de Paulo Cohelo y las presentaciones en Power point (esas cartas cadenas que eliminamos y solo vemos cuando no hay nada que hacer) Jejeje.

    Aún así te agradezco el halago de leerme.

    Y cierto, como dices hay veces que uno no escribe solo para uno. Hay veces en las que el escribir es para soltar algo. Hay veces en que uno escribe para uno sin saber que va dirigido a alguien.

    Anímate a dar esa carta. Igual ¿Que puedes perder?... ¿o ganar?

    Mucho éxito, gracias y bienvenida.

    Liz ;)

    ResponderEliminar
  6. Lizbet muchas gracias ,por que sin querer toda esta publicacion y revopilacion de escritos sin duda,han narrado lo que ha sido mi vida,yo lo entiendo y siento para mí,y como dije que dificil es cerrar esos ciclos y sobretodo cuando han formado parte de tu vida por muchos años;pero es mas dificil seguir sin sentir;(.,,,,,pense que mi forma de ver la vida era extraña,y que tenia que seguir reglas de la sociedad(absurdo verdad)pero me doy cuenta que cuanto
    He perdido por miedo a dejar algo que ya no
    Encanja en mí...,,,,,,,,..,,,en fin Liz ,solo me resta pedirte y agradecerte por compartir esto conmigo ..,,,y porfavor SIGUE ESCRIBIENDO ,ES UNA NECESIDAD PARA MI LEERTE....gracias ;)

    ResponderEliminar
  7. Wow.... no sabía que mis escritos pudieran llegar tan hondo en alguien.

    Haces que me ruborice y que mi ego se eleve a niveles insospechados.

    No te preocupes Alma, se están cocinando varios post en mi borrador. Pronto tendrás noticias. :D

    Un beso bien tronado bella.

    ResponderEliminar

¡¡sueltalo!!