martes, 30 de marzo de 2010

Cuando el miedo reina... ellos son la solución

Ayer (Domingo) el miedo se apodero de mi. Todas las cosas "malas" para mi se hicieron realidad, al menos en mi mente. Y lo creí tanto, de verdad lo creí tanto, que el pánico me consumió.

No soy de las personas que lloran. Lo he dicho antes. Pero ayer después de un hermoso día en el rancho con unos amigos. Repentinamente mi humor cambio. Fue drástico y "comprensible".

Cuando tengo la oportunidad de salir de "la ciudad" me gusta mirar, de verdad mirar la naturaleza. Me gusta el silencio. Me gusta subir a un cerro y sentarme bajo un árbol a escuchar el sonido de las abejas y ver los pájaros de pecho rojo. Siempre es beneficioso. Me ayuda a aclarar ideas turbias en mi complicada mente.

Pero ayer, fue diferente, en lugar de aclarar mis "semi-temores" recreando lo improbable de la situación, pensé en el peor escenario que podría pasar y poco a poco fui hundiéndome en mi imaginación.

 Me comencé a preocupar, mucho. Y cuando bajamos del cerro y emprendimos el camino a casa, todos estaban tranquilos y relajados, muy contrario a mi. Por fuera sonreía, les seguía el juego y nos divertíamos. Aunque por dentro mi atmósfera se tornaba oscura y pesimista.

Cuando llegue a mi casa no pude soportarlo. Estaba triste, cansada, y de un momento a otro deje de sentir todo y tuve que salir nuevamente de mi casa.

Me enoje.

Y me enoje de una manera en la que me dio miedo, porque fue sin razón aparente.

Salí y fui nuevamente con mis amigos, los cuales quedaron en "cenar" y después dar una vuelta por ahí en coche. Cuando tome mis cosas nuevamente y me dirigí caminando a la casa que era el punto de reunión (a solo 4 cuadras de la mía) creí que el camino me ayudaría a tranquilizarme. Pero paso todo lo contrario. Me enoje aún más. Y de una manera muy terrorífica.

Cuando llegue, mis amigos subían al coche, les grite y me vieron, inmediatamente supieron que algo me pasaba: cuando me dejaban en mi casa, a menos que algo malo ocurriera, no me veían hasta el día siguiente.

Y si no adivinaron que algo me pasaba por eso, mi cara se los dijo inmediatamente.

No se cual seria, pero todos me conocen. Y creo que les di tanto miedo que no hicieron mas preguntas que las obligadas: "¿estás bien? y ¿algo paso?" y las hicieron a distancia. Nadie se "animo" a encontrarme en el camino (faltaba como media cuadra aún) y decírmelo frente a frente. 

Pensé en sonreír para agradecer el apoyo, pero en cuanto estuve cerca, esa ola de ira me volvió azotar y lo mejor que pude haber hecho por ellos fue entrar al auto sin responder y diciendo solamente: "Vamonos" con el tono más casual que pude. Aunque en mi estado creo que sonó mas como una amenaza.

Con el carro en marcha me volvieron a preguntar si estaba bien, esta vez pude sonreír y decir no pasa nada, antes de que las lagrimas me impidieran ver. Ellos entendieron que aún no quería hablar. Siempre me cuesta un poco de trabajo dejar mi orgullo de lado y "pedir ayuda".

No solté el llanto. Me limite a mirar por la ventanilla y tratar de no asesinar al conductor, que para mi mala suerte estaba exactamente delante de mi, y mi amigo tan lindo (el conductor), me vio por el retrovisor y subió el volumen de la música para que nadie escuchara mis intentos fallidos de retener el llanto.

Así estuvimos por media hora o poco mas, dando vueltas por toda la "cuidad" y pude tranquilizarme un poco. Aunque otro de mis amigos veia como apretaba los puños de la desesperación y como temblaba de ira y me miraba preocupado.

Cuando nos detuvimos al lado de un parque, en un camino solitario, no pude mas y salí casi corriendo del auto, mi amigo igual, pero detrás de mi, me abrió los brazos, como hace siempre que me siento mal, y yo creí que de verdad lo golpearía.

Solo pude retroceder y decirle no con la cabeza.

Mi humor cambio de ira a susto por todo lo que pensaba en ese momento. Siempre supe que estaba algo "loca" pero mi locura era interna, nunca la había "exteriorizado" y de manera tan "física", mucho menos.

Mis pensamientos me seguían atacando y mientras yo mas me asustaba, y me asustaba tanto que no podía respirar. Mi amiga se comenzó a asustar. Ella fue la valiente que se me acerco. Al mirarme (yo estaba de espaldas y semi en cuclillas) vio mis ojos abiertos de par en para debido al esfuerzo que me costaba el respirar y saco su teléfono.

Lo adivine enseguida. Llamaría a una ambulancia. Le quite el celular inmediatamente y le dije como pude. Estoy bien... estoy bien... solo....

No pude terminar mi frase. Devolví todo lo que había comido en una semana, tal vez.

Me sentí mejor enseguida. Aunque estaba algo "acelerada" y al tratar de explicarle que no tenia nada o mejor dicho que nada había causado todo lo que sentia y que por eso me habia asustado, no me explique muy bien.

De por si hablo rápido. Y acelerada, aún mas todavía.

Cuando me comprendió, me abrazo y comenzó a llorar exigiéndome que yo llorara.

Me dio mucha risa.

Y lloré un poco. Pero nos dominó más la risa. Eso fue lo que dio fin a mi episodio "psicótico". Nos reunimos con los otros dos y solo me preguntaron: ¿mejor? Y nos echamos a reír todos. 

Aún ahora al escribirlo me da risa y no puedo hacer otra cosa mas que sonreír y negar con la cabeza. Agradeciendo a los espíritus, a la vida, el tener pocos pero invaluables amigos.

Amigos de verdad.

Que aún con mis loqueras, no me juzgan y mejor se unen a ella.

Jajajajajajajajajajajajaja.

Y pensar que todo esto paso... solo porque el miedo se apodero de mi.

Y para finalizar esta entrada solo diré que hoy, esos miedos ya no tienen fundamentos.

Me quedo en mi casa con mi familia. Voy a terminar la carrera (este verano) y lo mejor de todo, (que es lo que me tiene con la sonrisa en los labios sin necesidad de mis pastillas) mis análisis dieron negativo.

Así que todo esta "normal" de nuevo.

Nos estamos viendo.

Un beso.

Liz ;)

2 comentarios:

  1. Interesantisisisisisimo !!!

    Analisis de?
    Pastillas de?

    ResponderEliminar
  2. Jajajajaja Gracias Aarón.

    La verdad es que las loqueras siempre serán interesantes. Y más para un psicólogo.

    Las pastillas son antidepresivos que tomo desde hace bastante tiempo.

    Y los análisis bueno... esos los explicaré con más detalle en otra entrada.

    Aunque he comentado algo al respecto en anteriores.

    Un saludo a Maria y nos estamos leyendo.

    Un beso.

    ResponderEliminar

¡¡sueltalo!!