martes, 9 de marzo de 2010

Otro poco...


Son casi las cinco de la mañana. Es martes. Y sinceramente me pregunto si debo dormir o debo seguir despierta.

Últimamente no tengo ganas de ir a la cama. El simple hecho de dormir me parece fastidioso. Pero cuando llega el sueño y me abrazo a las comodas salas donde Morfeo reside ya no quiero abandonarlas. Y es que no encuentro motivo alguno para despertar.

Sin embargo cuando despierto, y veo el monton de cosas que pasaron mientras dormia y que me perdí o deje de hacer, me da coraje. Y es ahí cuando nuevamente no quiero volver a dormir. Me quedo con esa incertidumbre de que `algo pasara mientras duermo´ o de que me perdere de `algo´.

Se que no estoy bien. Se que no es normal. Aún para mi. Aún para `la lechuza´ estos comportamientos son extraños y preocupantes.

Hace una semana discuti con uno de mis mejores amigos. Llevamos una semana sin vernos (salvo en una fiesta y su respectivo after) pero a pesar de eso (y de que me diverti mucho) no me duele su ausencia. Y es que sus palabras me hirieron:

- ¿Estas enojado conmigo? - le pregunte en el antro, dos dias depues de nuestra discusión.
- ..... - me miro como midiendo mi actitud, se me acerco y dijo - para mi, tu eres un cero a la izquierda. Me eres indiferente... -

Me quede con la boca abierta (literal) y lo único que pude hacer fue decirle "Gracias", girar, he irme porque las lagrimas amenazaban con salir. Y yo, no soy de las que lloran. Y menos enfrente de alguien.

Camine y camine entre la gente. Bailando, sonriendo, fingiendo...."siguiendo" a una amiga que iba al baño, la cual no tenia idea que yo la seguia. Al llegar al baño pense en decirle lo mucho que me lastimaron las palabras, pero nos estabamos divirtiendo tanto que no vi la necesidad. Se lo conté como si fuera cualquier cosa... y lo disimule muy bien. Al salir comenze a coquetear con un tipo que estaba cerca del baño y "olvide" el asunto. Pero sus palabras seguian taladrando mis oidos.

No se que paso, pero la noche se fue rapidamente. Al cambiar de antro solo eramos cinco mujeres y él. No le dirigí la palabra en todo el rato. Me "divertia". Él me daba de vez en cuando un cigarro, o me prestaba su encendedor, pero siempre sin que yo se lo pidiera y como si eso le costara el alma, pues parecia que le causaba dolor (lo vi haciendo caras muchas veces).

Cuando mis amigas ya estaban bastante "idas" de lo divertidas que estaban, no se dieron cuenta cuando se fue. Yo si. Él dijo Adios y yo fui la unica que se lo respondi... sin beso de despedida, sin un apreton de manos... nada... se fue...

"Que le vaya bien"  dije para mi misma. Nosotras seguimos la fiesta en la casa de no se quien. Y ahí, platicando con otro de mis mejores amigos, le conté, con detalles y le hize saber lo mucho que me calaban las palabras de nuestro otro amigo.

Él me dijo, que era de esperarse. Me hizo ver que últimamente estoy demasiado ensimismada. Me he convertido en, y lo cito textual: "Un `yoyito´ constante". Me dijo que nadie me aguanta, que él mismo ya no tiene deceos de visitarme siquiera, porque: o lo agredo, o lo aburro, o lo enfado, o simplemente lo ignoro.

¡Y eso me hizo sentir peor!

Me dijo que no sabia como era que él habia aguantado tanto. Pero que tal vez era por el hecho de que me conocia y sabia que ultimamente estoy pasando por muchas cosas (él sabe tooooodo de mi, con detalles) pero que ya era sufiente.

En ese momento, ha moco y babas, le hize saber lo que significaba para mi su amistad, y que lo unico que queria era ser yo otra vez. Y estaba convencida de que lo que debia de hacer era mandarle un mensaje a mi otro amigo diciendole que me disculpara, que todo era mi culpa, que porfavor no me tratara asi.

Sin embargo, una vez lei en algun lugar que decia: "Nunca hagas promesas cuando estes triste, y menos cuando estes feliz." Soy una mujer que, por lo regular, piensa las cosas en frio, (a veces de mas) y tiendo a ver todos los lados de una situación.

Decidi que si para el momento en el que despertara al dia siguiente aún lo creia, lo haria. Ademas veria a mi amigo en la "2da. parte de la fiesta".

Cuando llegue a mi casa, eran casi las seis de la mañana, me acoste y no desperte hasta como las dos de la tarde. Mientras esperaba que el agua se calentara, platique con otra amiga que no pudo asistir a la fiesta y le conte lo que habia pasado y ella me hizo ver las cosas de otra manera.

Le dije lo mal que me sentia por ser tan egoista. Por ser tan "nefasta" y por estarme portando tan mal con mis amistades. Y me dijo: "Reina, no chingues, ¿como quieres estar bien con tus amistades, si no estas bien contigo misma?". ¡Ouch!

Es cierto. Me dijo que por su parte no me preocupara, que ella me entendia. Que yo necesesitaba ser egoista a mas no poder para poder analizar mi vida y ver que es lo que esta bien y lo que no. Ver que podia cambiar, quitar, eliminar o transformar. Que si en el proceso perdia amistades era porque ellos se iban con la basura que necesitaba cambiar. Que si no me entendian mientras mi proceso estaba latente, no tenia chiste que fueran mis amigos.

Lo pense y fue cuando tuve un Dejá vù.

Sin embargo no estaba del todo convencida. Tal vez si era cierto que si mis amistades no me comprendian es porque no me "merecen" pero tambien es cierto que muchos de mis amigos han tratado de "ayudarme" y yo no me he dejado. No soy de las personas que se dejan ayudar. Soy muy orgullosa, vanidosa y necia como para permitirlo.  Entonces tambien esta el hecho de que yo no los merezco.

Opte por ir a la fiesta. Al llegar vi a mis dos amigos sentados juntos. Salude a todos y me acerque a ellos, los mire y les sonrei. Sin embargo no les saque platica, preferí conversar con los demas.

En determinado momento nos quedamos solos. (Mi amigo de la pelea y yo). Yo me senti muy incomoda y opte por mandar mensajes. Él se levanto de su asiento y salio. Cuando mi otro amigo, mi mejor amigo entro, le pedi un abrazo, me pregunto porque y yo no le respondi. Y es que la verdad no me gustaba eso. Y sigue sin gustarme.

Pero no puedo hacer mas... estoy incomoda. Me siento mal, tanto con él, como con mi vida. Y la verdad yo prometí la última vez que me paso esto que si a mis amigos les parecia molesta mi forma de actuar, o si no les gustaba o no me entendian o no querian hacerlo, yo JAMÁS les impondria mi compañia por la fuerza.

Quiero creer que mis amigos me conocen. Tal vez no sepan que tengo (ni yo se a veces) pero supongo que saben al menos las principales cosas que me molestan o que pueden hacer que una pelea sea inevitable.

Pero para quienes no lo saben aún, y tienen toda la intención de seguir con mi amistad (algo que AGRADESCO) aqui esta la lista de lo que no deben hacer, que tal vez, provocaria en mi una mala reacción (Y más aún si estoy de malas):

* Núnca me ha gustado que me regañen. Ojo, notese la palabra REGAÑAR. Acepto críticas, acepto llamadas de atención, siempre con argumentos. Pero regaños... NUNCA.

* Si consideras que es estrictamente necesario que me regañen, ten TACTO. Primero saludame o dime: "tengo que hablar contigo", todo mundo sabe que de ahí sigue algo serio. Preguntame como estoy, y los `porques´ de lo que sea que me vas a regañar. Nunca te avientes el sermon sin tantear terreno. Podría estar de malas y no seria bonito.

* Odio con toda el alma que me den el "avionazo" o me ignoren cuando hago una pregunta importante. Me gustan las  conversaciones serias, con gente inteligente. Niñerias como mover la boca cuando yo hablo, arremedarme, darme la espalda... o taparte los oidos, provocaran que te pierda el respeto y te diga "de madres".

* Creo que todos saben que no puedo estar mucho tiempo hablando seriamente y tengo que decir un comentario sarcastico, o una broma disimulada o algo asi para romper la tensión. No es que no respete tu opinion... es solo que me cuesta trabajo. Asi que, si hablas y yo sonrio repentinamente o agacho la mirada es porque se me ocurrio una tonteria y estoy luchando por reprimirla. Y si logra salir la tonteria por favor, comprendeme.

Ya no se que mas escribir (¿querias mas?). Se me fueron las ideas. Creo que aqui queda un poquito mas al descubierto de lo que soy, lo que siento y lo que trato de pensar. Sigo sin saber si lo publicaré. Pero ¿que más da? Escribir es solo una manera más de organizar la locura.

Al fin y al cabo creo que todo queda siempre entre letras y pensamientos.

Un beso.

Liz ;)

2 comentarios:

  1. Cariño, siento que estes pasando por esta situación. Y debo decirte que te entiendo muy bien, yo he pasado por algo parecido, he estado dos años encerrada en un agujero del que ahora empiezo a ver la luz. Dos años en los que no me he encotrado agusto con nadie, ni siquiera conmigo misma. Supongo que estas situaicones sólo se solucionan en el momento en que te das cuenta que no puedes seguir así, por que por el camino vas perdiendo cosas, cosas importantes para tí.
    Muchas veces hecho de menos como era antes, hecho de menos el respeto que inspiraba en los demás, esa esencia que hacía que todos los que me rodeaban me tenubieran encuenta.
    Siempre he dicho que "el tiempo nos pone en nuestro lugar"...y supongo que " el tiempo", valga la rebundancia, volverá a colocarte en tu lugar, siempre y cuando tú des el paso para ello.

    Muchos ànimos Liz. ;)

    ResponderEliminar
  2. Cruzo los dedos Mel, para que todo lo que dices sea verdad.

    Pero supongo que esto es como una enfermedad crónica: hay dias buenos y dias malos....

    Este dia del que narro en mi entrada fue una muestra de como UN SOLO día puede ser ambas cosas a la vez.

    Me divertí horrores con mis amigos... pero tambien sufrí dulcemente.

    ;)

    ResponderEliminar

¡¡sueltalo!!