lunes, 17 de mayo de 2010

¿En que momento cambié?

Hoy me sentí como una amanzona nuevamente. Curiosamente no tengo razón para sentirme así porque hoy me la pase acostada todo el día, viendo el techo y sin pensar en nada.

El hecho de sentirme así fue revelador, porque me di cuenta, de que he vuelto a ser yo. Es más he mejorado en mi YO.

Tal vez volveré a ser aquella adolescente fría y calculadora (toda una víbora) pero esa es mi verdadera esencia.

Desde que comencé este blog, lo hice como la niña buena, dulce y deprimida que estaba siento sobrepasada por la realidad.

Pues esa niña sigue dentro de mí, ( es la que no deja que me “pase de lanza” a veces); pero mi verdadera forma de ser es diferente.

Soy una mujer fuerte, siempre lo he sido. (Lo heredé de mi mamá) Y también soy orgullosa (herencia de mi papá). Y lo soy por auto imposición. No porque las “circunstancias me hayan obligado”.

Siempre he decidido quien ser y por lo regular soy “LA MALA”, y me gustaba mucho.

Cuando era adolescente todos decían que yo era como tipo “Gótica”… y que daba miedo. Y lo curioso es que me gustaba dar miedo.

Ahora de adulta no llegaré a ese extremo, pero si quiero que las cosas que pasen sean porque yo lo decidí así y no porque “se dio” de esa manera.

Quiero volver a controlar las circunstancias. Quiero volver a ser dueña de mí, de mi cuerpo, de mi mente, de mi alma… de mis pensamientos, de mis letras.

Por que leí en un blog que “no escriban jamás pensando en la crítica, en los amigos o parientes, en la dulce novia o esposa. Ni siquiera en el lector hipotético” y también que: “No sacrifiquen la sinceridad literaria a nada. Ni a la política ni al triunfo. Escriban siempre para ese otro, silencioso e implacable, que llevamos dentro y no es posible engañar.

Quiero ser y escribir para la verdadera LIZBETH, aquella a la que te convenía tener como amiga… y no como enemiga.

Pero tampoco quiero tener amigos solo por dar miedo, quiero tener amigos porque me los merezco y porque ellos me merecen.

Ahora soy diferente, pero soy igual. Soy más exigente en todo. Soy la nerd, soy la zorra, soy la madura, soy “la mama de los pollitos”, soy la inteligente, la dedicada y muchas veces la “amargada”, soy todas esas que conociste antes. Solo que hay una pequeña diferencia. Esta vez soy, lo que quiero ser.

Y también soy, debo decirlo, aquella con la que no se juega.

Después de esta etapa negra que casi se comió toda mi existencia en la universidad he decidido que, desde ahora, yo controlaré mis pensamientos y mis estados de ánimo.

Y si no tienes bien definida tu personalidad, y no me conoces lo suficiente, o simplemente no crees poder conmigo, desde ahora te advierto: mejor aléjate de mí, porque también soy la manipuladora.

¿Crees aguantarme el paso? Sabes que no bromeo.

Así que ya termino la etapa de lamentación, depresión y confusión. Empieza la etapa de acciones y decisiones.

La “etapa de transición” descrita en el párrafo 6 de la anterior entrada donde “me describo” ha terminado.

He tenido suficientes experiencias (buenas y malas) para tomar el camino que, para mí, es el adecuado, el que más me conviene, y tal vez, el que no te guste.

Así que díganme,

¿Quién se sube a mi tren?

Jajajajajajajaja

Nos estamos viendo de cerca.

Un beso. ;)

3 comentarios:

  1. Fe de erratas: En el enlace que dice párrafo 6, debería de decir párrafo 7.

    ResponderEliminar
  2. subir al tren o a la montaña rusa? sea lo que sea... ya estoy dentro!!!

    ResponderEliminar
  3. ¡¡Gracias!!

    Que lindo. ;D

    Bienvenido seas, entonces.

    ResponderEliminar

¡¡sueltalo!!