martes, 6 de julio de 2010

Soñé con él y hablamos

No sé si lo había dicho antes, pero tengo problemas (serios problemas) para conciliar el sueño. No sé si es porque este mes me “quitaron” mi medicamento para “ver qué tal te va un mes sin él” –eufemismo utilizado por mi doctor para decir “veamos que tan adicta te has hecho- o si mi conciencia no me deja tranquila por las maldades que he cometido.

Pero anoche… ¿hoy?.., ¿ayer?... ¿?.. Bueno, entre las 5 y las 10 de la mañana del lunes pude hablar con él.

Con H.

Fue un sueño, pero aún así, cuando desperté me sentí liberada.

Tranquila.

En paz.

No sé porque fue tan importante el hecho de que en el sueño hayamos hablado, tal vez sea porque en mi sueño yo fui la que controlo la conversación y no me impulso ningún tipo de sentimiento hacia él. Fue simplemente una conversación unilateral: yo hablaba y él escuchaba, sin interrumpir.

Además creo que cuando estamos soñando, y son del tipo de sueños que sabes que estás soñando, aunque el sueño sigue con su constante soñar (oo?)… es más fácil expresarte y “hablar” porque si te llegarán a contestar sabes que serías tu misma. ¿Me explico?

Como sea, el sueño fue reparador en todo el sentido de la palabra. Pude dar razón de mis decisiones hacia su persona y nuestra situación sin titubear o dudar de lo quería decirle, le argumente con hechos, fechas y sobre todo con lógica el porqué de todo y, principalmente, –algo que creo que es lo que me atormentaba- pude despedirme sin sentir “feo”.

Aún a estas horas (2 a.m. en México) me siento bien.

Hace varios días pedí una señal a los espíritus para que me guiaran en el camino que debía seguir con respecto a él. (Y todo por culpa de que me lo encontré: lo vi, no me vio… y ¡zas! Todo se derrumbo, ¿Recuerdas Ale?) Me sentía confundida y no sabía qué hacer.

Después de este sueño, me siento mejor. Ahora sé que debo hacer y como lo debo hacer.

El detalle estará en si puedo lograr materializar lo mismo que pasó en mi sueño:

Palabras, no gritos

Lógica, no instinto

Finales, no segundas partes.

Simplemente pedir una conversación adulta con él, de los últimos días que nos vimos hacia la fecha, es imposible. Pero no me centraré en lo negativo.

Lo he soñado, por lo tanto, no tardará en hacerse realidad.

Y ahora, gracias al mundo onírico de Morfeo ESTOY PREPARADA.

Ya les contaré luego que pasó….

Mientras nos seguimos leyendo.

Un beso.

Liz ;D

 

p.d. Y por si quedaba dudas de la señal, me acabo de encontrar este artículo en la página del periódico al cual estoy investigando como posible “trabajo futuro”. Ya escribiré sobre eso más adelante... dependiendo… ;D

1 comentario:

  1. Oh Dios! eso es muy bueno, me ha pasado, asi que comprendo, ánimo viejo!!.. Ya casi nos vemos

    ResponderEliminar

¡¡sueltalo!!