miércoles, 29 de septiembre de 2010

Actualizando (me)

Domingo, 12 de Septiembre de 2010
00:08 a.m.


¡Tantas cosas pueden pasar en tan poco tiempo! He tratado de escribir millones de veces desde la última entrada y la verdad es que, por una u otra cosa, no he podido. Y ahora, con la necesidad de hacerlo, las palabras no vienen a mi porque son atropelladas por los "camiones de pensamientos" que  tengo en el cerebro.

Pero independientemente de los accidentes entre las letras y los pensamientos trataré de hacer un resumen:

o    ¡Adiós Universidad!

A pesar de lo triste que eso suene (y lo triste que es) la emoción y la expectativa de lo que esta por venir le gana a la melancolía. Sé que extrañaré a mis amigos (mis próximos colegas) pero aún no lo he "sentido" ¿me explico? Muchos ya sienten esa desesperación y ese vacio interior que solo se siente cuando extrañas a una persona. Pero yo he tenido la suerte de no sentirla aún. Claro que extraño estar con TODOS al mismo tiempo, pero por una u otra circunstancia siempre estoy "acompañada". Se va uno a su rancho después de terminar asuntos  en la universidad y llega otro. O nos une una fiesta, un cumpleaños, no falta que, las excusas sobran para juntarnos. Y espero que en un futuro, cuando ya tengamos trabajos "estables" nos demos la oportunidad de seguir frecuentándonos de la misma manera.

o    ¡Hola vida "profesional"!

Hace varios años, antes de entrar a la universidad, de hecho, tuve la oportunidad de trabajar casi dos años en una empresa de deportes como operadora de maquinaria, diseñadora, encargada de la tienda y "supervisora" en general. Cuando estuve en la universidad trabajé un poco mas de tres meses en un restaurante de comida china y japonesa preparando sushi, y también de vez en cuando acepto trabajos de fines de semana. Por lo tanto sé perfectamente lo que es tener un "trabajo estable" y lo que obviamente significa ganar, como dice mi amiga `La morocha´: Harta lana.

Sin embargo nunca pensé en esos trabajos como mi sustento de vida. Solo era un trabajo de verano para mi. Un trabajo que duró mas de un verano, con el que ganaba dinero y me lo gastaba sin ningún remordimiento.  

Y ahora, las prácticas profesionales no presentan para mi ningún reto más que el hecho de trabajar en lo que estudié. Y obviamente el reto de dar el ancho para la empresa que me da la oportunidad. El dinero, si bien no me sobra, no me interesa (al menos por ahora). Se supone que te dan un "apoyo" mientras cubres 350 horas (a veces más) pero como es obvio no es nada como para vivir decentemente, por lo que tengo dos opciones: 1) Seguir apoyándome en mis papas y, 2)Conseguir un trabajo temporal que se acople a mis horarios. Aún así la emoción me embarga.

Soy muy afortunada, en primer lugar por ser pionera en trabajar para este periódico y representar (como se debe) a la Universidad de Guadalajara y en segundo lugar en trabajar en una área que si bien nunca me importó (Espectáculos, sociedad y cultura) ahora representa una aventura, un nuevo aprendizaje. Y aunque estoy nerviosa por no saber como tratar con estos temas creo que la experiencia valdrá la pena. Técnicamente me la pasaré en conciertos, fiestas, obras de teatro y presentaciones de libros.

Supongo que esta bastante bien para ser solo como un cáliz. Y aumentar mi currículo.

o    El cielo es el límite

El viernes 6 de Agosto fue mi fiesta de graduación, yo prometí que después de ese día me iba de mi casa para buscar oportunidades, obviamente ya tenía todo preparado. El lunes yo estaba en la ciudad acomodándome en la casa de mi abuelita, el martes ya tenía la entrevista y las practicas profesionales pactadas con el periódico y el miércoles estaba buscando cuartos amueblados, departamento o casa cerca de mi próximo lugar de trabajo.

Pero las situaciones no fueron tal y como las planee: el periódico, si bien me aseguró las practicas y una posible plaza después, me pidió tiempo y paciencia pues debían pedir el visto bueno a los directivos o algo así. En resumen, cuestiones burocráticas. Por lo que aún hoy sigo esperando "la llamada".

La búsqueda de casa fue interesante, descubrí muchos lugares que me gustaron pero ahora tengo otros planes. Nos juntaremos varias personas, rentaremos una casa y con las pocas pertenencias que tenemos entre todos crearemos una comuna hippy…  digo, comenzaremos a amueblar una casa. Y de esta manera dejaremos esa permanente vida de estudiante.

Mientras puedo descansar, terminar los tramites en la universidad como lo es el liberar el servicio social y  principalmente mi tesis.

En este momento (29 de Septiembre) ya tengo fecha límite para mis planes. A finales de octubre ya debo estar instalada en mi ciudad. Y mientras pues los mantendré al tanto. Además aún hay muchas cosas que contar. 

Un beso a todos...

Nos leemos pronto.

Liz ;) 

2 comentarios:

  1. Awwww... que lindo, gracias. Espero poder escribir más seguido próximamente. Y tambien leerte y comentar.

    Yo también extrañaba mucho tus comentarios.

    Un beso.

    ResponderEliminar

¡¡sueltalo!!