jueves, 25 de noviembre de 2010

La nochevieja y ¿las pistolas?

Mucho se habla en mi país de la inseguridad, de las armas, la violencia, el narco, las drogas, los cartel(es), las emboscadas, los muertos, etc.

Pero esto no es nuevo.

Para mi, lo único que ha cambiado es que soy más consiente de la situación (por mi carrera). Y que, gracias a los medios de comunicación, ahora los demás también lo son. 

Nací siendo hija de un policía estatal, mi vida ha estado rodeada de armas, funerales, miedo revuelto con orgullo y (¿por qué no?) paranoia total.

Mi papá me acostumbro a tener cuidado con lo que decía y como lo decía y a quién se lo decía. Siempre me cuide y cuide de mis hermanas. Como ya he dicho antes, soy la mayor de 4 hermanas, por lo que soy muy "protectora".

No se si ellas lo recuerden pero había ocasiones en las que mi papá llegaba muy noche, aún vistiendo su uniforme, con las armas, las esposas, el chaleco y cuanta cosa colgando de su cadera, y espalda, solo para darnos un beso de buenas noches y salir "de partida".

En aquel entonces no entendía la magnitud y el riesgo que mi papá corría. Ir de partida significaba simplemente que mi señor progenitor no estaría con nosotros en una semana. Tal vez dos. Eso era todo.

Ahora entiendo que irse de partida significaba meterse en la boca del lobo. Arriesgándose a ser emboscado y muerto por "los contrarios". Más de tres veces se salvó por un pelo de rana calva. Y aún hoy cuando me cuenta las historias, me sorprendo de lo afortunado que fue.

Creo que el atisbo de suicida lo heredé de él. :/

Sin embargo las armas no solo han representado el lado malo.

No me asusto al ver un arma. De hecho hasta se manejarlas muy bien. Mi papá se encargo de enseñarme. Las armas han sido parte de mi vida desde siempre, tengo fotos en las que se ve una Liz sonriente de 2 o 3 años con un fondo de una pared tapizada de diferentes armas (la mayoría de alto calibre). En las ferias nuestro juego favorito siempre fue el "tiro al blanco", hacíamos competencias para ver quien tenía mejor puntería, etc. 

Las armas forman parte fundamental de la cultura mexicana. Por que si bien, no conozco más hijos de policías, si conozco mucha gente que tiene armas en sus casas. Muchas veces ilegalmente. Principalmente cuando las fiestas decembrinas se acercan. Porque muy poca gente, independientemente de la atmósfera de crisis en seguridad, están en contra de una tradición de disparar en año nuevo (de la cual sinceramente desconozco sus orígenes). 

Bueno, vale pues, muchos están en contra, pero sería raro una noche vieja sin ese sonido ¿o no?.

México es un país plagado de tradiciones, algunas muy ridículas, como eso de salir a la calle con una maleta y darle la vuelta  a la manzana para tener "muchos viajes" en el año entrante; y otras muy supersticiosas, tal es el caso de los calzones de colores (rojo para el amor, amarillo para el dinero).

A nosotros los mexicanos eso de los abrazos y besos, que representan el amor y la compañía de la pareja, para que haya romance, comprensión y todo eso, no nos es suficiente.

Debemos tener  el agua, que simboliza el expulsar de la vida de cada quien a través de las lágrimas, las penas y la negatividad; por lo que se debe tirar un vaso con agua desde la casa hacia la calle. O el barrer la casa por completo y sacar las malas vibras por la puerta de enfrente.

O usar algo amarillo o dorado para atraer la alegría y el dinero, para alejar las envidias, o un listón amarrado a la cintura debajo de la ropa.

El cursi cambio de prendas, que es para fortalecer la relación con la pareja, pues si se tienen algunos problemas, se debe intercambiar una prenda que traigan puesta, así sus destinos estarán completamente ligados en el año. (¿Se imaginan lo contraproducente que es si quieres terminar con la persona?)

El dinero como especie de amuleto para la prosperidad y el trabajo. Se recibe el año con una moneda en el zapato o de preferencia un billete en un bolsillo. O pegar las monedas en la puerta en forma de triángulo.

Otra cursi es tener una foto con listón, es decir, tomar la fotografía de la persona amada y colocarle un listón color rojo, para que siempre estén unidos en comunión y afecto, tanto como matrimonio, amantes o amigos. Para mi esto es como brujería. Jajajaja. 

Una cansada es esa de levantarte y sentarte de la silla 12 veces para que cases ese año. (¡¡no me jodan!!).

Y las infaltables uvas y los deseos, uno por cada una. He visto como en este aspecto nos sale lo "golosos" porque queremos  atragantarnos las doce uvas de un jalon esperando que los deseos se cumplan en ese preciso momento.

Como es evidente las tradiciones son un poco modificadas, por ejemplo casi nadie sabe que en lo de las 12 uvas se debe comer una uva por cada una de las 12 campanadas del reloj y deben ser seis uvas verdes y seis moradas, ya que de esta forma los anhelos y aspiraciones se harán realidad. Por lo tanto no es de sorprender que la tradición de los disparos, a mi muy personal punto de vista, sea una variante de las campanadas.

Al llegar las doce de la noche todo mundo entra en sus casas porque la balacera empieza. Disparar al aire no se que represente o que significado tenga, pero ¡Ah que chido se escucha y que perron se siente! Jajajajaja.

Personalmente es una de las cosas que más me gustan. Eso y mis tradiciones personales. He disparado desde armas recortadas, hasta rifles de doble cañón.

Más que el hecho de disparar al aire lo que disfruto es la cara de los "propietarios de las armas" que me miran raro cuando les digo dando saltitos: "¡Ahora yo! ¡Ahora yo!"; y todavía disfruto (si se puede) aún más, la cara de estupor que ponen cuando ven el dominio que tengo con las armas. 

Porque México sigue siendo un país (quasi) machista. Y Jalisco sigue siendo un estado de doble moral. Que si bien jura estar en la modernidad y equidad de genero, todavía se les cae la baba a los viejos cuando ven a una mujer disparando un rifle sin ayuda. 

Jajajaja.

Tengo el firme propósito de este año disparar una metralleta (adoro el sonido). En mi rancho se escucha cada año cerca de mi casa, pero sigo sin saber de donde y claro que no me voy a poner a investigar, ni tampoco saldré a a la calle a mitad de la balacera a las estrellas.

Recuerden, estamos nadando en la clandestinidad e ilegalidad con esto. Así que no le digan a nadie. JAJAJAJAJA.



Un beso para todos. Nos estamos leyendo.

Lizbeth ;)


P.d. En otro orden de ideas, si quieren estrenar guardarropa el próximo año, pónganse la ropa al revés en nochevieja. :D 



4 comentarios:

  1. Madre mía Lizbeth!!! Hay para hacer una carrera con las tradiciones! Ya lo veo ya: Tú, a qué te dedicas?? Yo?? Yo soy tradicionólogo...

    Un saludo!!

    ResponderEliminar
  2. Uff... y eso no es nada Aarón. JAJAJAJAJAJA. México es un país de tradiciones, no por nada hasta la comida es "Patrimonio inmaterial de la humanidad".

    Y la carrera, ps creo que se llama Antropología. Al menos yo conozco más de cinco y su especialidad es: "Tradiciones mexicanas".

    Un saludo. ;)

    ResponderEliminar
  3. Jejeje... oye !!! Que la dieta mediterránea también es patrimonio de la humanidad !!! Y tengo que añadir (mi orgullo grita dentro de mí) que mi ciudad (Elche) tiene dos patrimonios: el palmeral y el Misteri (una representación lírica medieval).

    Lo siento, pero si no lo digo... reviento!!!

    ResponderEliminar
  4. Jajaja. Te confieso que tuve que buscar de que me estabas hablando, pero después de una exhaustiva investigación tienes razones de más para estar orgulloso.

    Enhorabuena. =)

    ResponderEliminar

¡¡sueltalo!!