jueves, 16 de diciembre de 2010

En las agridulces mieles de la luna I

Actualizando un poco la situación: me encuentro en el DF. Lugar de residencia de mi querido Cherub.

Tantas cosas pueden pasar en tan poco tiempo. Tantos sentimientos intensos en tan reducido espacio.

Estoy feliz y me siento plena. Pero también estoy triste y me siento culpable.

Me explico.

Mi hermana menor y yo nos fuimos de nuestro adorado rancho para asistir a una fiesta familiar en GDL y aprovechamos para quedarnos una semana de "descanso". La verdad, a pesar de que la fiesta fue buena y todo eso yo solo pensaba en los nervios que me inundaban ya que después de ahí yo me retiraba para vacacionar con mi novio.

Todo eran nervios, miedo y alegría cuando un simple mensaje de mi mamá me cambio la vida: "Jorge murió, no se que paso, regresen hoy". Mi mundo se vino abajo.

Jorge es, fue y será uno de mis mejores amigos. Acababa de cumplir 24 años este 4 de octubre. Cada vez que tenia una crisis en mi casa, me refugiaba en la de él. Era un cabron bien hecho. Gay consumado, pero nunca joto. Un hombre responsable y maduro cuando quería. Master Chef de comida internacional y con carrera trunca de Administración de empresas. (estaba en el año sabático porque abrió un restaurat de comida mexicana primero y luego, cuando se acliento, lo cerro y abrió Aragón Banquetes.

Le iba tan bien al cabrón que me da risa todo lo que pasó.

Se que la risa no es lo correcto, pero si hubieran conocido a Jorge me comprenderían.

Fue tan curioso estar riendo a carcajadas y llorar mares, al imaginar lo que diría mientras lo enterrabamos, que aún hoy sigo en negación.

A Jorge nunca le gusto la Navidad, porque no tenia con quien pasarla o porque no le gustaba estar con su familia. Así que siempre organizábamos nuestras propias fiestas para después del "compromiso familiar" hacer nuestra propia fiesta. Fue así como nos convertimos verdaderamente en una familia.

Lo único que le gustaba a Jorge de la navidad eran las flores de noche buena.

Entonces ya imaginarán lo que le compre para su tumba.

Y no feliz con solo dejar la "macetita" ahí a la deriva. Tuve que plantarla, mientras lloraba y lloraba, no supe en que momento se fue la gente... o la luz del sol. Solo se que mientras plantaba y lloraba y le decía palabrotas por haberse ido, sentía que mi mundo se hacia cachitos. Aun siento la tierra fría en mis uñas. Y el pasto húmedo en mi trasero.

Pero dentro de lo positivo el estar haciendo algo solo para él me relajo un poco. Y mientras hacia jardinería postmortem pensaba en lo que compartí con el. Los consejos que me dio y sobre todo lo que ahora tengo que hacer por él.

Jorge fue una de las personas mas importantes para mi recuperación de la depresión -si no es que la mas- Tenia una particular manera de decir las cosas que, aunque dolía, te dejaba pensando en serio. Era mi ese hermano que nunca quisiste pero que de alguna manera llego a tu vida. Y que nunca valoraste lo suficiente. Con el que te peleabas a gritos (a veces hasta a golpes -bromeando, por supuesto-) con el que decias palabrotas y leperadas como si fuera lo mas común.

Creo que hoy no estaría donde estoy de no ser por Jorge. Y eso debo agradecerselo. Jorge me incito -si no es que obligo- a que viniera al DF a pasar Navidad con Cherub. Me decia: "Has de estar pendeja, tienes un macho que te va a dar todos los días... ¿y no quieres ir?". Jajajaja.

Y no solo por eso, por muchas cosas mas. Él me hizo ver la verdad de mis acciones y mi comportamiento. Me hizo ver que el miedo es lo que me mueve. Me hizo entender que debo vivir sin tratar de controlarlo todo. Me hizo ver que si alguien me quiere debo "dejarme querer". El me enseño que no debo de sentir miedo a amar. Que no debo de sentir vergüenza por sentir. Que es normal tener dudas, pero no debo quedarme atorada ahí.

ES POR ESO QUE HOY ESTOY EN LAS MIELES DE LA LUNA CON CHERUB.

Nunca creí que diría esto, pero: Gracias Jorge. Sin ser mujer me hiciste entender lo que significa ser una. Sin ser hombre me mostraste lo que es ser verdaderamente uno. Y siendo una vivora me enseñaste a ser una persona.

Llevo casi tres horas escribiendo esto. Entre lágrima y lágrima hoy te digo que te voy a extrañar amigo. De verdad que si.

Pero viviré por ti y para ti.

Por eso este post tendrá una segunda parte. Mas dulce y menos agria.

Aunque por ahora te dejo este espacio solo para ti. Como la emperatriz que fuiste.

Les dejo la foto de su real majestad, alteza serenísima la emperatriz Gon Li.
Mejor conocido en el "mundano mundo" con Jorge Martinez Navarro.

Un beso a todos.

1 comentario:

  1. Casi 3 años después y aún no puedo creerlo. ¿Cuánto duran las etapas de duelo? Yo sigo en negación y enojo.

    ResponderEliminar

¡¡sueltalo!!