domingo, 23 de enero de 2011

Como esponja

El vivir en casa de mi abuelita mientras me "instalo" en una nueva ciudad más que ayudarme me esta afectando demasiado.

En primera siempre me gusto visitar a mi abue... pero debo resaltar que esas visitas solo duraban un día... o tres cuando mucho.

El hecho de llevar DOS SEMANAS aquí esta mermando mis fuerzas.

Siempre he sido muy risueña, sarcastica y tomo las cosas de quien vienen. Obviamente mi abuelita tiene una visión del mundo muy diferente de la mia. Por lo que no le pongo mucha atención.

Pero en honor a la verdad, la negatividad de esta gente sumado al hecho de que me sigo sintiendo mal por lo que paso con el "trabajo" anterior, además del hecho de que aún no se nada del otro trabajo esta haciendo que lo que me dicen me entre por un oido y se quede en mi cerebro el tiempo suficiente como para dejarme pensando.

Me duele muchísimo la cabeza de estar luchando en contra de mis pensamientos negativos influidos por mi familia.

No quiero hacer caso a sus comentarios.... en serio no quiero... pero son tantos en mi contra que creo que no soportaré una semana mas. ¿Cómo puede haber gente taaaaaaaaaaan negativa y mal vibrosa?

Y mi único "aliado": Mi papá, es tan cobarde que prefiere que nos veamos a escondidas y en otros lugares para no tener que soportar a esta gente. ¡¡Y eso que es SU FAMILIA!!

Pero ya basta de quejas.

Siempre he dicho que no hay que preocuparse hay que OCUPARSE.

Anteayer me sentía muy mal. Y terminé soñando a Jorge y me decia tantas cosas y de una manera tan de él que no puedo quitarmelo de la cabeza.

Ultimamente ha sido como mi forma de salir de la realidad. Él es mi motivación... y como dije antes me toca vivir por él y para él. Así que no puedo darme el lujo de vencerme. De deprimirme o de tirar la toalla, aunque me sienta de la patada.

Tal vez tambien es el hecho de que en mi casa, o mejor dicho con mi mamá tambien estan pasando cosas. Ahora resulta que a mis dos hermanas menores y a mi señora madre les dio la loquera y ahora se cambian de ciudad para: "Empezar de cero". (¿¿¿¿???)

¿Tanto nos afecto la muerte de Jorge que ahora: yo no quiero ir a mi "rancho" y mi familia huye de él?

No lo sé a ciencia cierta, pero es curioso como cada uno de nosotros tiene su propia forma de vivir el luto.

Tal vez empezar de cero funcione.

Casi casi es lo que yo estoy haciendo.

Aunque lo mio era un plan desde hace mucho. La única diferencia es que yo tengo un motivo, una inspiración. Y antes solo lo hacia por mi. Por egoísmo, por narcisismo, solo por ego.

Y en este momento que estoy como esponja absorviendo todo debo de concentrarme en solo dejar pasar lo bueno. Lo que me ayude. Lo que me inspire.

¡¡¡ME CONCENTRARÉ EN LO BUENO!!!

Ya les contaré luego como me fué.

Mientras cuidense mucho.

Besos

Liz ;)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡¡sueltalo!!